Archivo de la etiqueta: Crónica

24 06 27, Altea, Clara Pilar, Una tarde en el Carmelo de Serra

…el domingo se reunían las hermanas del consejo en Serra para «volar» el lunes, desde Valencia, y participar en la reunión de los consejos de las cinco federaciones, en Loyola.

Bueno eso nos lo contarán ellas cuando regresen.

Pero a Rosa se le ocurrió invitar a merendar a otras hermanas, de las comunidades que íbamos a llevar a las consejeras hasta el magnífico paraje de Serra…

Y resultó un bonito encuentro entre hermanas de cuatro de nuestras comunidades; informal, sí claro, pero en el que se «levantó acta» de que hay que seguir encontrándonos cuando acontezca «la más pequeña oportunidad» o la busquemos, que eso también es posible…

Para mí supuso conocer a hermanas de la federación y de reencontrarme con otras, que hacía ya mucho tiempo que no nos veíamos.

Gracias a Rosa, por su «genial idea»; a la comunidad, que nos preparó tan rica merienda; y a todas las que pudieron viajar…, y después han compartido con otras hermanas y comunidades.

Un abrazo,

24 05 31 Zaragoza, Hna Teresa Margarita, Una fecha para recordar y agradecer: 28 de Mayo de 1624

            A nuestras queridas hermanas de la Federación:

            Ayer celebramos un día grande de Acción de Gracias al Señor por los cuatro siglos de vida de la comunidad de Santa Teresa.

Nuestras fundadoras venidas del convento de Santa Ana de Tarazona supieron poner sólidos fundamentos, para que nosotras, las ocho hermanas supervivientes cerráramos una bonita y fecunda historia de la comunidad. Y aunque digo, “cerráramos”, la comunidad no se ha roto, se ha trasladado, ya que todas juntas formamos hoy esta comunidad de San José y Santa Teresa.

            Nuestro fundador, Diego Fecet, buen cristiano, notario de Zaragoza, muy adinerado y gran limosnero, por un favor recibido de la Santa Madre, cuya reliquia llevaba siempre con él, regalo de la madre priora de este monasterio de San José, quiso en agradecimiento fundar otro monasterio dedicado a la Santa Madre. Por eso la comunidad de Santa Teresa está ligada desde hace cuatro siglos a la comunidad de San José, el deseo del Diego Fecet era que las fundadoras del nuevo convento salieran de aquí, la priora, Madre Feliciana y dos hermanas más. Por los avatares de la historia no pudo ser. Hemos vuelto donde nacimos, en San José, donde una fusión ha unido a las dos comunidades.

¿Cómo lo celebramos? Con un sincero agradecimiento a la hermana Dominica y a todas las hermanas. No esperábamos un día tan festivo, alegre, todas muy contentas de participar en nuestra fiesta.

            En la “despertada” o diana, las hermanas que madrugamos, cantamos lo que cantábamos para despertar nosotras el día de la Santa Madre, fue una sorpresa.

            La Eucaristía la celebró nuestro antiguo capellán, D. Ángel. La Misa votiva de la Santa Madre, los cantos todos teresianos. La sacristana, hna. Rocío, puso todo lo mejor que trajimos para una celebración de fiesta. Hna. Magdalena, con seguridad y buena voz leyó las preces. Una auténtica Acción de Gracias por todo lo que el Señor ha hecho con nosotras.

            Después, ¡vaya desayuno! Chocolate con churros, jamón y café con leche, amenizado como suele pasar hablando con alegría todas a la vez.

            El menú de solemnidad, ¡cómo trabajaron las hermanas!, merecieron un aplauso. Pero antes…el aperitivo. Las hermanas Mª Isabel, Rocío y María, vestidas de época, nos recordaron los inicios de la fundación. Entre risas y aplausos diálogo de Diego Fecet con la Madre Feliciana, y la primera aspirante a la comunidad. Lástima de foto… no caímos en ello. El guión por Mª Isabel con su buena memoria nos trasladó al siglo XVII. Ella, Isabel era la joven que quería entrar. Rocío, Don Diego, como un apuesto caballero, y María, con toca y velo bien recios representaba a la Madre Feliciana.

            Como veis la fiesta completa, con merienda y helado. Nos mostraron todas un gran cariño al recordar esta fecha. Queremos repetir a las hermanas nuestro agradecimiento.

            Dejamos ya el siglo XVII. Estamos en el 2024. Nuestra fusión se va poco a poco consolidando con el esfuerzo de todas. Va naciendo la confianza, al conocernos un poco más, muriendo también un poco más a nosotras mismas para el bien de la única comunidad de San José y Santa Teresa.

            Ahora le toca vivir el sacrificio a Godelleta. Tened ánimo. Encontraréis, como nosotras, hermanas para seguir viviendo nuestra entrega y nuestro carisma. Dejamos la “casa”, ayer nos lo decía el Evangelio, pero la recompensa es segura.

Recibid el cariño de vuestras hermanas. Un abrazo fuerte y seguid acompañándonos con vuestra oración.        

24 05 18 ZARAGOZA, Hna Dominica, Crónica.

Queridas hermanas de la Federación:

Hace mucho tiempo que quería compartir con vosotras y hacernos presentes en nuestra nueva andadura como monasterio de S. José y Sta. Teresa desde agosto de 2022.

Ya conocéis un poco como llegamos a esta fusión por alguna pequeña crónica que os hemos enviado; pero ahora retomamos la comunicación y os compartimos como vamos viviendo esta nueva etapa de la comunidad.

Sabemos que nos acompañáis en en nuestro camino y oráis por nosotras.

La oración es siempre fecunda cuando nace del amor entre hermanas que viven la misma vocación y caminan hacia una misma meta ¡GRACIAS!

La vida sigue y es ahí donde se va fraguando nuestro caminar y nuestra llamada a ser tales como nos quería la Sta. Madre. Es en todos los acontecimientos vividos en fe la confianza en el Señor que nos acompaña siempre, donde podemos agradecer su llamada y responder con nuestro sí a su seguimiento en cada acontecer de cada día.

El tiempo “vuela “y es así. Ya llevamos desde agosto del 22 a hasta ahora, haciendo una fusión de corazones y de esperanzas. El primer año se pasó conociendo la casa, amoldando horarios y otras cosas. Ahora en este segundo año nos vamos conociendo y entrando más profundamente en la “Espesura” de la fraternidad y comunión de corazones. Así es como queremos responder al deseo ultimo de Jesús “Padre que sean UNO, como Nosotros somos UNO, para que el mundo crea.”

Cuanto vivimos y hacemos, repercute en nuestro entorno cercano y también en la iglesia y el mundo; esa mirada de fe, nos alienta y fortalece cada día, sabiendo bien por experiencia “Que, sin Mí, no podéis hacer nada”.

Ahora os contamos acontecimientos vividos estos casi dos años y que hace que nuestra vida -aparte del trabajo interior y de fraternidad, sea muy movida, sin peligro de aburrimiento.

Damos gracias a Señor por el cariño y atención de nuestro obispo y Pastor D. Carlos Escribano, que desde el principio nos alentó y animó con su palabra a vivir este acontecimiento desde una fe viva y agradecida como un don, una gracia, una llamada para cada una y la comunidad a ser para la Diócesis y la Iglesia presencia viva de oración contemplativa, de comunión y testimonio.

Varias veces ha venido a celebrar con nosotras la Eucaristía en solemnidades como S. José y S. teresa…  y a compartir luego con la comunidad en sencillez y confianza.

La ultima visita fue en marzo pasado. Nos recuerda siempre lo mismo:  No perder el frescor de la primera llamada a ser una comunidad y dar ese testimonio … pero esta vez, nos animó a hacer un tiempo de discernimiento del camino recorrido, para retomar el futuro con más ánimo y esperanza. Pues como nos dijo” Después de un tiempo hay la tentación de volver los ojos a las cebollas y pepinos de Egipto, perdiendo la fuerza de la primera gracia, de la llamada – respuesta, y ver la vida desde las situaciones que nos van surgiendo y que nos pueden quitar la alegría del primer impulso de las gracias recibidas.”

Animadas por este deseo, hicimos en esta Pascua 3 días de encuentro comunitario de oración y compartiendo algunas preguntas sobre como habíamos vivido el proceso de la fusión, personal y comunitariamente y que debemos mejorar, o aportar cada una para seguir esta llamada y dar mejor fruto.

Ha sido muy enriquecedor y damos gracias a Dios por estos 3 días de “Conversación en el Espíritu» que nos han enriquecido a todas; Nos hemos conocido mejor, y nos ha animado a ir “de bien en mejor» en nuestro camino como comunidad de hermanas de S. José y S. Teresa.  Terminamos con un merienda- cena allí mismo donde teníamos los encuentros alrededor de la misma mesa. Un momento lleno de alegría, y de fraternidad.

Hemos sentido el paso del Señor. Ha sido nuestra Pascua y ahora queremos mantenerlo vivo cada día con la ayuda del Espíritu Santo.

Esto en cuanto a lo más principal y que da sentido a todo lo demás.

Luego vienen los acontecimientos de esta vida terrena y que no podemos ignorar, porque es ahí donde se fragua la vedad de nuestra entrega.

——————————————————————————————

Los primero y más bonito, son tantas fiestas de cumpleaños, de solemnidades, de acontecimientos… Y de lo que damos muchas gracias al Señor, es que podemos estar todas juntas; las hermanas, aunque con algunas limitaciones, acuden a todo, tanto al coro, trabajo y demás actos de comunidad. El ultimo acontecimiento más grande ha sido las bodas de oro de nuestra hermana M.ª Raquel, que las celebramos por todo lo alto el segundo domingo de Pascua, Domingo de la Divina Misericordia. Todo fue una sorpresa para ella. Quiso celebrarlas en intimidad en su fecha del 3 de marzo; ya no esperaba nada más, y he ahí desde sospesa tras sorpresa, va viviendo este acontecimiento con la alegría y acción de gracias que es lo personal de ella.

La Eucaristía con amigos de la comunidad y fieles de todos los domingos… fiesta de comunidad… y regalos, muchos regalos de la federación y de los amigos del monasterio. Ha sido un gozo muy grande para ella y para todas y damos gracias con ella a Jesús y a todos los que habéis contribuido. ¡GRACIAS!

Otro acontecimiento un poco mas ruidoso y largo, ha sido las obras de la Avda. Cataluña. 14 meses de polvo, excavadoras, tractores y embotellamientos- pues no se cortó la circulación, sino que hicieron una vía y luego la otra.

Nuestra acera era la más afectada por las obras, pue colocaban por allí los suministros de agua, desagües y todo lo demás y teníamos que vigilar que no nos hicieran perjuicio en el monasterio. Las excavadoras nos estropearon la tapia, nos dejaron varias veces días enteros incomunicadas; los suministros, correo, visitas. Toda una odisea que había que solucionar en cada momento lo mejor que podíamos, procurando no perder la paz ¡y la vigilancia!

Como nota mas curiosa, fue cuando unos de los primeros días de la obra, al comienzo de la Eucaristía (8,30) comenzó un ruido enorme y a temblar toda la iglesia, especialmente el torreón del Presbiterio. Las personas allí reunidas, salieron corriendo a la calle, creyendo se caía todo… ¿Que había PASADO? Pues que empezó una excavadora enorme a trabajar allí mismo para hacer la zanja … luego los demás días pedimos y lo hicieron, de empezar después de la Misa. Como la tapia se estropeó, grandes fueron los tramites que hubo que hacer para que nos lo pagara el ayuntamiento… Cuando entraban a ver los desperfectos, se quedabas maravillados de ese espacio verde de paz y tranquilidad en el convento…y decía el jefe de obras que se convirtió en nuestro mejor amigo y aliado: “Aquí me venía yo a vivir un año entero…”

Pero gracias a Dios, salimos de todo, y el 2 de febrero pasado, vino la alcaldesa a inaugurar las Avda., Cataluña que ha quedado muy hermosa, con amplias aceras, sus jardincitos, bancos y farolas y el conventito favorecido, como un remanso de paz en medio de la ciudad, con el autobús a la puerta; como pusimos mucha arboleda previendo el futuro, queda muy recogido y con muchos sitios para estar y gozar de nuestro espacio exterior. Hermanas todo llega – aunque cuesta sus trabajos -y no digamos de gestiones administrativas…

Así que con estos y otros asuntos que tenemos pendientes, vamos caminando con la ayuda del Señor que nos acompaña siempre. “La queja” es que no hay tiempo para más … pero como dice el Santo Padre “Donde no hay amor, ponga amor y sacará amor.”

Pero lo principal, es no perder la paz y la confianza y mantener vivo el Proyecto común de la oración, fraternidad, formación, liturgia, etc.; lo demás se ira solucionando “por añadidura” haciendo eso poquito que está en cada una con la ayuda de Jesús.

Bueno queridas hermanas, ya os he compartido nuestra etapa pasada y nuestro camino a seguir. Confiamos en vuestra oración y seguimos juntas como federación en el momento que nos toca vivir apoyadas en El y en la Madre del Carmelo que con su Si alegre y generoso es siempre nuesto modelo y nuestro aliento en todo.

A las que habéis vivido estas situaciones de fusión … y las que estáis ahora en ello, os tenemos muy presentes y os decimos: Hermanas como decía S. Teresita :” Poco a poco, se puede mucho”. El esta siempre con nosotras y si no apartamos los ojos de Él, se nos hará todo poco. Ella nos quería valientes y entregadas por el bien la Iglesia.  La Santa Madre nos anima y nos muestra el camino. Buena Madre tenemos, que supo de andares, de negocios, de dificultades, pero con determinada determinación, siguió adelante siempre y nosotras sus hijas e hijos, somos el fruto de todos sus afanes.

Que el momento que estamos viviendo como Orden en la renovación de las constituciones, nos haga ahondar en lo esencial, caminar con determinación hasta llegar a la Fuente Interior del alma donde se encuentra TODO, Y se posee AL TODO.

Que el Espíritu Santo nos conceda los Dones que más necesitamos cada una y cada comunidad, para responder a la voluntad del Padre. Amen

CAMINEMOS, CAMINEMOS PARA EL CIELO…

       -San José y Santa Teresa- Zaragoza-

24 05 13 GODELLETA, Hna Juliana, Crónica encuentro interfederal de jóvenes carmelitas descalzas

Del 6 al 10 de mayo en el CITeS, ha tenido lugar un encuentro interfederal de jóvenes carmelitas descalzas.

Setenta carmelitas descalzas jóvenes procedentes de diversas comunidades de España, han dedicado esos días a orar y dialogar la realidad personal, comunitaria y de la Orden: los problemas, desafíos y esperanzas de nuestra vida hoy, motivadas y acompañadas por el P. Miguel Márquez, General de la Orden.

Dos motivaciones por la mañana a cargo del P. Miguel, disponían para el trabajo de la tarde: un breve espacio de reflexión personal, un diálogo en el Espíritu en pequeños grupos («espíritu de Nemi»), y finalmente una puesta en común a modo de síntesis de lo compartido.

Esta dinámica y la buena disposición de las hermanas, han propiciado un ambiente de mucha cercanía y confianza, que ha hecho posible la apertura a un diálogo sincero, profundo y con mucha humanidad. Se han puesto de manifiesto realidades comunitarias con mucha vida, donde se cuida la fraternidad, el diálogo comunitario y el cuidado de cada hermana; y también realidades comunitarias donde esto supone todavía un gran desafío que no se puede afrontar desde la soledad.

Como respuesta ha surgido el deseo comprometido de acompañamiento y apoyo recíproco, y la voluntad de encontrar los medios y caminos más adecuados para seguir cultivando lo que ha surgido estos días y cómo vivirlo en comunión con las hermanas mayores.

Otro momento significativo del encuentro fue una visita común al Monasterio de San José de Ávila donde se propició un intenso momento de oración en la Capilla primitiva, lugar que dio a luz la primera comunidad teresiana; y una vista a la Casa Natal de la Santa, donde invitadas por los hermanos, se hizo visita del Museo, de la Capilla de la Santa, y se compartió el rezo de Vísperas. La última noche hubo lugar para compartir en la explanada del CITeS una recreación muy festiva, al mejor estilo teresiano.

23 08 15, Castellón-Villar, El Señor ha estado grande con nosotras y estamos alegres

Muy queridas hermanas de la Federación:

Hace ya tiempo que queríamos compartir con vosotras algo de lo que estamos viviendo, en agradecimiento a todas vuestras muestras de cariño y de interés por nosotras en este proceso de fusión. Os agradecemos muchísimo vuestra oración.

Somos conscientes de estar viviendo un tiempo de gracia. El otro día en recreación nos asombrábamos por el modo como se han ido dando todas las cosas. Parece increíble que en tan poco tiempo se esté resolviendo todo, y sobre todo, ese sentir la cercanía y la confianza en el trato mutuo. De unas y de otras nace expresar gratitud a Dios por los signos que percibimos de su presencia y su cercanía, en medio de una situación que humanamente no es fácil.

Castellón: En un momento en que veíamos que ya nuestras fuerzas eran pocas y antes de reaccionar para ver qué teníamos que hacer, nos llega el ofrecimiento de unas hermanas que se muestran dispuestas a acogernos. Nos parecía que era de Dios. Muy pronto, antes del 19 de marzo, solemnidad de San José, titular de nuestro monasterio y auxilio nuestro en nuestras necesidades, la comunidad nos reunimos en capítulo y por unanimidad aceptamos la oferta que nos habían hecho las hermanas de Villar del Arzobispo. El 22 de marzo vinieron por primera vez a visitarnos. Poco después nosotras les devolvíamos la visita.

Al principio lloramos, pero después vimos que así no ganábamos nada, y nos pusimos manos a la obra con la mejor disposición.

Cuatro meses después, el 26 de julio, todas juntas, acompañadas por nuestro capellán, Sebas, viajamos a nuestra nueva casa.

Aún nos estamos acomodando, colocando nuestras cosas, y abriéndonos a la nueva realidad en la que estamos, pero estamos muy agradecidas a Dios por la acogida atenta de nuestras hermanas.

Villar: Con motivo del fallecimiento de la Hna M.ª Ángeles, nuestra Priora, Hna Carmen Teresa, estuvo conversando con nuestras hermanas de Castellón. Quedó muy conmovida por lo que estaban viviendo, con la enfermedad de las Hnas M.ª Soledad y Ana María. En recreo comentó que podíamos ofrecernos para acoger a algunas de ellas. La comunidad expresamos que en este momento estábamos en condiciones de acogerlas a todas. Ella hizo llegar a Hna Mª Soledad nuestro ofrecimiento de acogerlas, si ellas querían.

Nuestra sorpresa fue una pronta llamada suya diciéndonos que se acababan de reunir en capítulo y que aceptaban nuestra invitación. Nos pusimos a trabajar a buen ritmo para acomodar la casa lo mejor posible. Ponernos en función de acogerlas nos ha hecho mucho bien.

Sentimos que ellas son un regalo para nosotras. Podemos disfrutar de la riqueza espiritual que han ido adquiriendo a lo largo de los años. Es muy bonito ver gestos que te hablan muy claro de Dios. Es como si se hubieran puesto de acuerdo para facilitarnos las cosas: gratitud, reconocimiento, disculpa, gestos de cercanía… ¡Es una bendición!

Hemos vivido algunos momentos de celebración por el nacimiento de esta nueva comunidad con el canto, con la danza…

Fue muy sencillo, pero bonito, el gesto de entronización de la emblemática imagen de San José de la comunidad de Castellón, que ahora ocupa un lugar preferente en nuestro coro. Y fue muy simpática la “transfiguración” de nuestras nuevas hermanas que, el día de la Transfiguración del Señor estrenaron su velo. Ellas pidieron hacer el cambio desde su voluntad de que efectivamente seamos una sola comunidad.

En ese camino estamos. Agradecemos muchísimo a Gema su interés y su cercanía en todo el proceso, y seguimos agradeciendo vuestra oración y vuestro apoyo. Sentimos con fuerza que lo que estamos viviendo es un don de Dios y queremos estar disponibles para que Él pueda seguir escribiendo historia de salvación con nuestra vidas.

Un abrazo grande de vuestras hermanas de Castellón y de Villar, todas juntas ahora en Villar.

23 07 28 ALQUERÍAS, Hna Mª Rosa, Crónica de las Bodas de Oro

Este año, la solemnidad de nuestra Madre, la Virgen del Carmen, ha sido especial para mí. Todo el Carmelo hemos celebrado su fiesta en comunión y con gozosa alegría; pero nuestra comunidad además, el 50 Aniversario de mi Profesión.

El día lo comenzamos cantando a la Virgen procesionalmente y haciendo tres paradas en distintos lugares del convento. Después tuvimos Laudes cantados y la oración.

La eucaristía, a las 12,00 h, la presidió nuestro Sr. Obispo, D. Casimiro, y concelebraron otro Obispo Operario jubilado con los sacerdotes de la Residencia Mosén Sol, el párroco de Alquerías, nuestro capellán y un padre carmelita (P. Vicente Martínez Blat), que representó para mí a todo el Carmelo.

La iglesia, llena de fieles y el coro de Alquerías que lo cantó todo. Yo renové mi Profesión junto al altar y de corazón y más consciente que el primer 16 de julio de 1973. Coincide que fue también el Centenario de Sta. Teresita del Niño Jesús, y ahora conmemoramos los 150 años de su nacimiento, que está siendo para mí una experiencia muy emotiva. Con ella hice un día de retiro antes de la celebración.

En la eucaristía hubo ofrendas, las llevé junto a mis dos sobrinos nietos, Daniela y Mario. Al final de la misa di las gracias a todos brevemente, pero no me esperaba que se acercara al presbiterio el Alcalde de Alquerías, recién elegido, muy joven, para entregarme un obsequio de cerámica y dedicarme unas palabras que impactaron a los asistentes por su contenido cristiano. Él se invitó a la fiesta y también se quedó a comer.

Comieron dentro, en el claustro: a un lado los obispos, el clero y las monjas, y en el otro lado, la familia y amigos de la comunidad. Curiosamente, el alcalde nos cantó una jota, y un joven de Alquerías, que es tenor profesional, también cantó una canción: “La roca fría del Calvario” de La Dolorosa, muy sentida.

Todos lo pasamos bien. Mi familia con el paso del tiempo se ha hecho más corta pero aún tengo en el pueblo un tío con 91 años que quiso venir y después de muchos años sin vernos, ha sido una gran alegría volvernos a encontrar.

Termino ya dando gracias a mis hermanas de comunidad y sobre todo a Dios que tanto me ha regalado en la vida y me sigue dando, antes y después de mi consagración. “SU MISERICORDIA ES ETERNA”

Rezad por mí, para que con su ayuda, yo sea igual de generosa con EL

Os agradezco a todas las Comunidades vuestros regalos, todos fabulosos.

En la foto “exposición”, os tengo muy presentes. ¡GRACIAS!

23 06 09 Alquerías. Un momento histórico

Hnas Mª Rosa y Juana Mª (Alquerías) con Hna Teresita (Castellón)

Queridas hermanas de la Federación, así creemos que fue el encuentro con nuestras hermanas de Castellón el día 3 de junio, coincidiendo con la reunión que todos los años tenemos las Contemplativas de la Diócesis con el Sr. Obispo. Siempre es una jornada gozosa y de comunión, pero este año ha sido especial, y no sólo para nosotras, sino para todas las demás que, de los otros Monasterios de la Diócesis de Segorbe-Castellón, nos congregamos.

Este año tuvo lugar en la Basílica de la Virgen de Lidón de Castellón, pues se ha comenzado un Año Jubilar con motivo de los 100 años de su Coronación.

La primera alegría fue darnos un abrazo todas a la llegada. Nos alegró mucho ver a las hermanas Ana María y Fuencisla. Celebramos la Misa, seguimos el programa del día y formaba parte de él visitar el Monasterio de nuestras hermanas al final, pues se halla muy cerquita de la Basílica. De hecho, fuimos andando. Nos invitaron con todo cariño y nos compartieron su experiencia de cierre del convento. Fue una gran sorpresa para todas, (nosotras lo sabíamos días antes), y también motivo de mucha edificación por la entereza y naturalidad con que lo compartieron y el agradecimiento hacia el convento que las acoge. Fue un momento entrañable del que compartimos alguna foto.

No hemos podido hacerlo antes, y no queríamos que perdiera frescura. Y es que ha habido otro acontecimiento en nuestra comunidad y es la visita de la imagen de la Virgen de Radio María que peregrina por toda España. Compartimos alguna foto. Llegó el 5 después de Vísperas, pasó el 6 y el día 7 después de la Eucaristía nos dejaba. Deseamos que siga llevando calor y amor donde sea trasladada y que tenga muchos frutos espirituales este itinerario.

Os enviamos un gran abrazo y llevamos en la oración sobre todo a nuestras hermanas de Castellón. También a las de Villar. Nos costará olvidar la merienda que nos ofrecieron, el agua de limón, las pastas y el abrazo que les dimos.

Les deseamos lo mejor y permanecemos unidas en la oración.

Gracias, hermanas. Ha sido y es todo un testimonio.

Vuestras hermanas de Alquerías del Niño Perdido